martes, 14 de mayo de 2013

Barreras para el aprendizaje y la participacion

El nombre de “barreras para el aprendizaje y la participación” fue desarrollado por Booth y Ainscow. Es un concepto donde los profesores deben enfocar su saber educativo con los estudiantes en desventaja o más vulnerables a los procesos de exclusión.
 El término es utilizado para identificarlos obstáculos que el estudiante posee para aprender y participar. Las barreras hacen referencia al contexto donde el niño se encuentra; política educativa, organización del aula, estructura escolar, proyecto curricular, metodología, contexto familiar, barrio o comunidad. La identificación se hace mediante un análisis psicopedagógicos y se reconocen en cuatro dimensiones:

 La actitud: Se dan mediante la actitud de las personas que interactúan con el estudiante (maestros, compañeros de grupo, colectivos, madres y padres de familia) estas barreras obstaculizan su aprendizaje y participación debido a rechazo, segregación, exclusión etc. 


La de conocimiento: Son barreras de desconocimiento de manera general sobre la situación del estudiante (discapacidad, y/o actitudes sobresalientes) por parte de los maestros, padres, equipo de apoyo, escuela etc.


La de comunicación: Son las barreras que interfieren en el proceso de comunicación y los cuales obstaculizan la interacción del estudiante el con el medio; se da en tiempo y calidad.


 Las de práctica: El entorno que causa el no aprender ni participar; (acceso, metodología, evaluación). 


Necesidades educativas especiales: Son los estudiantes que durante toda su vida requieren apoyo y atención específicos para sus discapacidades o trastornos graves de comportamiento. Estas necesidades pueden ser de diferentes factores relacionados con el desarrollo humano tales como: factores cognitivo, físicos, de comunicación emocionales y psico-sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada